guarderia abc

Una marcha con 10 mil ausentes

POR MARCELA TURATI.-Son las ninguneadas del sexenio, las invisibles, las burladas, “las viejas locas”. No se cansan. No se rinden pese a los años que han pasado dando vueltas por las procuradurías, donde no les resuelven nada. Buscan a sus familias, esas que les arrebató el crimen organizado. Este jueves 10 llegaron a la Ciudad de México desde varios puntos del norte y del Bajío, y hasta de Centroamérica. Vinieron a exigirle lo mismo a las autoridades: que les devuelvan a sus hijos. Una de esas mujeres, las de la Marcha de las Madres, resume el sentir de todas: “Es un dolor latente, una muerte que queda suspendida”.

Mírelas juntas. Ahí están las locas, las chillonas, las que no saben comportarse en público. Se les ha visto marchando por carreteras, plantándose en plazas, bloqueando calles. Desde que se despiertan hablan con una persona ausente. Son las que incomodan a los feligreses al final de las misas con su testimonio y súplica. Tienen por costumbre hacer guardia afuera de oficinas de gobierno. A veces se cuelan en algún evento del Presidente, le piden ayuda o lo interpelan. Otras tantas consiguen meterse a la televisión para repetir las frases de siempre.

Se distinguen porque parecen uniformadas: Una camiseta, una pancarta con la foto del muchacho, de la jovencita con su misma expresión en los ojos, su mismo tipo de boca o forma de la ceja. (más…)

Cayeron al más hondo de los pozos

POR MARCELA TURATI.- SACRAMENTO, Cal- Juan Carlos Rascón Holguín nunca más chocará la palma de su mano contra la de su papá, como lo hacían algunos días al despedirse antes de ser llevado a la guardería ABC La última vez que lo intentó, en un cuarto de terapia intensiva del Hospital Shriners para niños quemados, Juan Carlos movió milimétricamente un músculo del brazo tratando de responder a la voz de papá que le decía “chócalas” con el fin de hacerlo reaccionar
Todo el tiempo que estuvo inconsciente, su mamá y su papá le cantaban, le repetían cuánto lo amaban, le hablaban de su hermanita
El pasado martes 28 no intentó más, con la ayuda del respirador, llenar sus pulmones congestionados de hollín No se esforzó por jalar aire a través de la tráquea quemada No pasará otra operación para estrenar una piel nueva que, quizás, otra vez rechazaría Ni recibirá más fármacos contra el dolor del cuerpo quemado
Juan Carlos se convirtió en la más reciente víctima mortal del incendio de la guardería ABC, de Hermosillo, la número 49 Falleció a pesar de su empeño por vivir, que dejó admirados a quienes lo atendieron hasta el final
“El doctor nos dijo: ‘Haga de cuenta que (los niños quemados) cayeron en un pozo muy profundo, y el más hondo de todos: por cada dos pasos que dan para salir, resbala uno’ Ni un adulto lo hubiera aguantado, pero él va a salir”, dijo Rosa Elia, su mamá, dos días antes de la muerte de su hijo Ella y su esposo Juan José habían mentalizado que su niño podría seguir, hasta fin de año, en terapia intensiva y pasar otro lapso en rehabilitación (más…)

Una historia documentada de abusos y negligencia

HERMOSILLO, Son- Apiladas en un cuarto de la Procuraduría de Justicia de Sonora se hallan 13 cajas que contienen fotografías de chiquillos sonrientes de la guardería ABC, libretas con anotaciones sobre sus últimas horas de vida y expedientes manchados de hollín que permiten reconstruir parte de la historia de la estancia infantil antes del incendio que mató a 48 niños y dejó 75 lesionados
Dichos documentos, rescatados por el Ministerio Público, exhiben las condiciones laborales leoninas a las que eran sometidas las trabajadoras y la pésima calidad del servicio que ofrecían, además de aportar información sobre la forma en que los dueños del local hicieron de esa y otras guarderías subrogadas por el IMSS, que aún operan, su modus vivendi (más…)

Testimonios de la ignominia

POR MARCELA TURATI.-Escuchamos el grito ‘¡Saquen a los niños!’… El techo se desprendía en pedazos y caía sobre los menores que dormían sobre colchonetas en el piso… Unos tenían quemaduras en brazos, cabeza, frente; otros se asfixiaban con el humo” Educadora RC de la guardería ABC
“Movía sus cuerpos pero batallaba para despertarlos; lo hice varias veces, pero no dio resultado En cuestión de segundos se llenó la sala de humo negro… me llevé a los niños despiertos hacia el baño, mojé las sábanas y se las puse en su nariz para que no aspiraran el humo Era imposible sacar a todos porque ya había salido parte del personal y sólo quedábamos unas 27 personas” AM, educadora
“Araceli gritó que allá había muchos niños Cuando llegué a la puerta se me juntaron muchos de ellos que venían saliendo de las áreas de Maternal, de dos a cuatro años, que son los que ya caminan; sentí cuando se me abrazaban de las piernas No puedo decir cuántos ni quiénes, para ese momento ya estaban cayendo del techo los trozos ardiendo de una lona de colores que estaba colgada sobre el comedor Como pude me iba quitando a los niños, por eso tengo los brazos quemados” EC, jefa de pedagogía (más…)